3.9.07

contra los ejercitos inmobiliarios

La agresividad del mercado y la política urbanística municipal, colaboran en mantener una bolsa de miles de inmuebles inutilizados, e imponen un modelo de crecimiento basado en destruir y construir hasta el infinito, sin contar con las consecuencias sociales que produce. Esto en una espiral en que suben todos los aspectos del coste de la vida, devorando por igual nuestro tiempo y nuestros recursos. El nivel de endeudamiento de las familias ha pasado de un 45% en 1990 a un 90% en el 2004 según un informe del Banco de España. Mas del 50% de los ingresos mensuales de las familias están destinados a pago de la vivienda. El precio de la vivienda se ha incrementado en un 80,25% desde 1999, mientras los salarios subían un 3,8% según el Instituto Nacional de Estadística. La compra de un piso exige a los jóvenes el 57% de su sueldo y 11 años de salario íntegro según el Consejo de la Juventud. El mismo informe indica que en el caso de las mujeres ese mismo coste aumenta en un 10%. Según la Associació de Promotors i Constructors d'edificis de la Provincia de Barcelona, el precio de un piso se puede incrementar hasta un 40% en menos de seis meses, y el tamaño medio de las viviendas se ha reducido en un 12%.

Frente a esto, la okupación de 445 centros sociales y viviendas reivindicadas en todo el área metropolitana de Barcelona desde 1989, demuestra que esta es una práctica posible, al alcance de todo el mundo, una llave que abre una posibilidad, para contrarrestar todas las formas y todas las caras de la precariedad. Una opción en nuestras manos de recuperar el robo cotidiano que supone trabajar mas y peor cobrando menos, pagar mas IVA a precios mas altos y sufrir una sanidad, una educación o una alimentación peor, o de pagar mas alquiler o hipoteca por menos espacio.

Para una reseña histórica de la okupación en Barcelona clika AKI

1 comentario:

terrorismo artistico dijo...

http://tesorodelsentidodelarte.blogspot.com